¿Cuánto cuesta ir al Mundial? - Presupuesto mínimo para Sudáfrica 2010

11.5.10

Falta exactamente un mes para el inicio de la Copa Mundial Sudáfrica 2010 y, digamos que como todos los seres humanos de este planeta, quieres al mundial, pero no estás seguro de si te alcanza. ¿Cuánto es lo mínimo que necesitarías para poder decir "yo estuve ahí"?


¿Cuánto cuesta ir a Sudáfrica 2010?

Considerando que la primera ronda es tal vez la parte más interesante del mundial (desde el punto de vista de los viajeros), podemos armar un presupuesto suficiente para ver al menos los tres partidos de la primera fase. Los precios son por persona, y manejo una tasa de cambio aproximada de 1 USD (dólar) = 12.5 MXN (pesos mexicanos).

Gastos totales de Sudáfrica 2010 (Mayo 2010)

Conceptos
Precio (USD)
Precio (MXN)
Vuelos
$2,350
$29,375
Boletos para los partidos
$360
$4,500
Hospedaje
$350
$4,375
Transporte
$150
$1,875
Preparativos
$200
$2,500
Gastos
$250
$3,125
TOTAL
$3,660
$45,750
  • Vuelos - Incluye:
    • Vuelo redondo México - Londres por British Airways, saliendo el 8 de Junio y regresando el día 25
    • Vuelo redondo Londres - Addis Ababa - Johannesburgo por Ethiopian Airlines, saliendo el 9 de Junio y regresando el día 24.
  • Boletos para los partidos - Boletos, categoría tres, para los primeros partidos de primera ronda de México.
  • Hospedaje - Una estadía de 14 noches (10-23 de Junio) en un hostal en la ciudad de Johannesburgo.
  • Transporte - Autobús ida y vuelta a Polokwane y Rustenburgo, sedes del segundo y tercer partido de México, respectivamente.
  • Preparativos - Costo de la vacuna para la fiebre amarilla (necesaria por la escala en Etiopía), pasaporte para tres años y visa.
  • Gastos - Todos los gastos diarios y extras realizados durante la Copa Mundial y que no están cubiertos en los otros conceptos: comida, bebida, transporte urbano, recuerdos, internet, llamadas telefónicas, etc.
Así pues, por alrededor de 45,000 pesos, puedes disfrutar de toda la primera fase (los tres partidos de grupo), con todos los gastos incluidos, lo cual es muchísimo más barato que cualquier paquete de una agencia de viajes, todas las cuales cobran más de 5,000 dólares por uno o dos partidos, sin contar los gastos personales.

Estos cálculos están enfocados a viajar a Sudáfrica para disfrutar de la primera fase de grupos, porque honestamente, es el mejor momento del mundial en cuanto a ambiente: hay muchísimos más aficionados extranjeros y la mayoría simplemente están contentos por ser partícipes de la fiesta, a diferencia de la segunda ronda, donde principalmente sólo quedan fans de los países que aún siguen vivos en el mundial.

La mecánica para elaborar este presupuesto está basada en la entrada pasada ¿Cuánto cuesta ir al mundial?, por lo que te sugiero revisarla también.


De dónde sale este presupuesto

Esta estimación de gastos fue elaborada a partir de una tabla de escenarios, que considera tres posibles cálculos de gastos para cada rubro, yendo de lo menos que es realistamente posible esperar gastar, a lo máximo que se estaría dispuesto a desembolsar. Ésta es la tabla que utilicé para determinar el presupuesto necesario para la primera ronda:

Gastos totales de Sudáfrica 2010 (MXN - pesos mexicanos)

Conceptos
Menor
Medio
Mayor
Estimado
Vuelo
$29,375
$31,250
$33,125
$29,375
Boletos para los partidos
$4,500
$6,000
$6,750
$4,500
Hospedaje
$4,375
$6,250
$8,125
$4,375
Transporte
$1,875
$3,125
$3,750
$1,875
Preparativos
$0
$2,500
$4,375
$2,500
Gastos
$1,875
$3,125
$5,000
$3,125
TOTAL
$42,000
$46,850
$61,125
$45,750

Gastos totales de Sudáfrica 2010 (USD - dólares)

Conceptos
Menor
Medio
Mayor
Estimado
Vuelo
$2,350
$2,500
$2,650
$2,350
Boletos para los partidos
$360
$480
$540
$360
Hospedaje
$350
$500
$650
$350
Transporte
$150
$250
$300
$150
Preparativos
$0
$200
$350
$200
Gastos
$150
$250
$400
$250
TOTAL
$3,360
$4,180
$4,890
$3,660
Y cómo llegué a estas cifras, concepto por concepto, fue así:
  • Vuelo - Revisando las páginas de diferentes aerolíneas, y sitios de venta de viajes como Orbitz, es posible obtener cifras que fluctúan entre los 1,000-1,400 dólares para cada etapa del viaje. El vuelo hacia Johannesburgo es en este momento mejor tomarlo desde Londres, puesto que de aquí existen la mayor cantidad de rutas hacia Sudáfrica, además de conexiones vía varios países africanos, como Egipto, Kenia y las Islas Mauricio.
  • Boletos para los partidos - Para más información, ve mi entrada sobre el precio de los boletos.
  • Hospedaje - Aquí revisé las opciones disponibles en la ciudad de Johannesburgo, principalmente por su estratégica ubicación geográfica teniendo a la mayoría de las sedes a corta distancia, además de ser la que tiene la mayor cantidad de camas disponibles. El precio promedio ronda los 450 pesos (unos 35 dólares) por noche, con los extremos en 325 y 600 pesos.
  • Transporte - El nivel de precios del transporte interurbano -autobuses/trenes- es bastante similar al de México. Un viaje ida y vuelta entre dos ciudades cercanas (como las de las sedes ubicadas alrededor de la zona de Johannesburgo/Pretoria) cuesta alrededor de 250-500 pesos (20-40 dólares).
  • Preparativos - En este concepto incluyo algunas cosas que son absolutamente necesarias, como el pasaporte, visa, y posiblemente vacunas, y otras que no necesariamente son para todos, como la playera de la Selección, equipo fotográfico, ropa adecuada para el invierno sudafricano, etc. En otras palabras, este factor es el más variable y realmente está en función de tus necesidades previas.
  • Gastos - Finalmente, y como muchas otras cosas, el nivel de los precios del transporte público, la comida, artesanías y recuerdos, etc., es bastante similar al de México. Aquí, también depende mucho de cuánto comas o qué tanto uses Internet, pero en general, unos tres mil pesos (250 dólares) debería ser lo mínimo suficiente para cualquier presupuesto, si bien varía en función de cuánto comas y cuánto puedas tomar, principalmente.
Puede parecer obvio, pero es importante enfatizar que esta proyección está orientada para quedarse únicamente durante la primera ronda, y que una estadía más larga naturalmente aumentaría los precios de manera significativa, excepto quizá en lo que se refiere a los vuelos.

También hay que subrayar que este presupuesto mínimo es sobre todo para aquellos aficionados que quieran saber qué se siente asistir a una Copa del Mundo y que no se fijen mucho en comodidades y además quieran valerse por sí mismos - por eso la mayoría de los precios se toman según el mínimo. Así que, si no te consideras muy seguro de ti mismo o no eres muy dispuesto a la aventura, probablemente esto no sea para ti.

Finalmente quiero enfatizar el hecho de que finalmente lo que vayas a gastar en el mundial depende de la respuesta a varias preguntas muy sencillas: ¿a qué voy al mundial? ¿qué espero hacer o ver? ¿cuánto tiempo pienso estar allá? Una vez que tengas claro exactamente a qué vas, es mucho más fácil hacer el presupuesto.

Espero que esta entrada haya sido útil para todos aquellos que quieran disfrutar de la fiesta de la humanidad que representa la Copa Mundial y quieran viajar a Sudáfrica el próximo mes para saborear esta oportunidad única e histórica.

El mundial desangelado (II)

9.5.10

En la primera parte de este artículo, pudimos observar que de acuerdo a las cifras de la venta de entradas para los partidos y de los vuelos internacionales al país anfitrión del próximo mundial, una cantidad relativamente baja de aficionados extranjeros hará la travesía a Sudáfrica 2010 - entre 100,000 y 300,000. Esta cifra contrasta con los más de dos millones que viajaron a Alemania 2006.

La pregunta obligada ante este panorama poco alentador es ¿que ha alejado a las multitudes del que es indudablemente el evento más grande y concurrido del mundo? La respuesta no es simple, pues han sido varios factores los que han contribuido a esta situación.

Sudáfrica es un país con una multitud de problemas sociales: una enorme desigualdad económica entre pobres y ricos, división entre las diferentes razas que conforman a la Nación Arcoiris, y una tasa de criminalidad rampante que ha llevado a que el país africano sea llamado despectivamente "la capital mundial de la violación". Los robos son con frecuencia violentos y afectan por igual a turistas y ciudadanos locales, y en general, se considera inseguro salir a la calle de noche. La alta posibilidad de ser víctimas del crimen ha hecho que muchos aficionados prefieran no arriesgarse y quedarse en casa.


El township de Alexandra, Gauteng, una de las zonas urbanas más pobres de Sudáfrica, se erige ignominiosamente al lado de los modernos edificios del cosmopolita suburbio de Sandton, considerado "la milla cuadrada más rica de África".

Asimismo, Sudáfrica posee una infraestructura de transporte público insegura, incómoda, poco confiable y en general insuficiente, lo que enfrenta a los viajeros mundialistas a una cantada pesadilla logística, con un sistema de transporte urbano irregular y peligroso, y con partidos que se juegan en ciudades provincianas para las cuales existen muy pocos medios para llegar, y menos aún de regresar. Fuera de las tres ciudades principales (Johannesburgo, Ciudad del Cabo y Durban) no se implantaron sistemas básicos de transporte modernos en gran escala, y hasta la fecha no existen medidas claras por parte de la FIFA o el Comité Organizador para garantizar el transporte de decenas de miles de personas entre ciudades.

Si bien el país africano recibe más de 10 millones de turistas por año, la relativamente amplia disponibilidad de hospedaje resulta ahora insuficiente para dar cabida a todos los aficionados que emprenden la travesía mundialista, lo que ha llevado a que se tomen medidas extraordinarias como la improvisación expedita de hostales, albergues, B&Bs, e inclusive otras como la instalación de campamentos y hospedar a los turistas en los parques nacionales, con la doble desventaja de ser opciones poco cómodas y aún así caras.

Finalmente, el principal problema ha sido el enorme costo que significa viajar hasta la sede del mundial: la lejanía del país anfitrión y la crisis económica mundial se han combinado con la escalada de precios en los vuelos y en el hospedaje producto de la oferta limitada y de la rapacidad de los proveedores de servicios. Por poner un ejemplo, el paquete para el mundial más básico – cinco noches, y un solo partido de la Selección Mexicana – cuesta la friolera de siete mil dólares por persona; otros paquetes más completos se cotizan todos por arriba de los diez mil dólares. Todas estas cifras, hay que añadir, no incluyen gastos personales.

Y aunque viajar por cuenta propia es significativamente más barato (tal como en esta misma Guía del Viajero Mundialista hemos señalado), el gasto sigue siendo siendo elevado: las tarifas de vuelos y hospedaje se dispararon de manera impresionante poco después del sorteo mundialista del 4 de diciembre de 2009, y no obstante que a partir de entonces han ido disminuyendo gradualmente, en muchos lugares una cama en un dormitorio compartido en un hostal cuesta tanto como un buen cuarto de hotel en periodo no mundialista. Y sin mencionar que el organizar el viaje por uno mismo significa el tener que lidiar y resolver los problemas logísticos por cuenta propia, cosa que no todo mundo está dispuesto a hacer. Esto y los altísimos precios de los paquetes de las agencias de viaje han hecho que muchos prefieran simplemente no viajar.

Así pues, lo que ha alejado a patrocinadores y aficionados por igual ha sido lo mismo: la multitud de problemas que implica el viajar hasta Sudáfrica en cuestión de seguridad, logística y costo.


Los taxis (realmente combis o minibuses, como se conocen mejor de este lado del mundo), con su característica informalidad, constituyen la médula del sistema de transporte público en Sudáfrica.

La FIFA está consciente de la situación, y ha tomado algunas medidas desesperadas para incrementar las ventas, como recategorizar entradas para disminuir su precio, vender los boletos directamente en mostrador sin tantos trámites, e inclusive el arengar a los aficionados sudafricanos a compren más entradas como una especie de deber patriótico por llenar los estadios. Sin embargo, lo que demuestran todas estas acciones es que el Comité Organizador prácticamente ha terminado por apostarle el éxito del torneo -en tanto a vender todos los boletos y llenar los estadios se refiere- a los fans sudafricanos, y ha redirigido sus esfuerzos a convencer a estos de que llenen el enorme hueco que dejará la falta de aficionados extranjeros.

Esto también ha dado por resultado que la FIFA básicamente ha tirado la toalla en sus anteriores intenciones de atraer más viajeros del exterior, lo cual se demuestra en la disminución de la retórica hasta hace poco enfocada a convencer al resto del mundo de que Sudáfrica será un lugar seguro y tranquilo para visitar durante la Copa Mundial. De manera parecida, lo único que se ha hecho para hacer el viaje más asequible ha sido el liberar algunos de los vuelos y cuartos de hotel que se tenían reservados, y las tarifas aéreas y de hospedaje han ido en picada desde diciembre del año pasado, aunque esto se debe más a la baja demanda que a una acción concertada.


El precio de los boletos de avión ha disminuido alrededor de un 30% respecto a diciembre de 2009. Las tarifas de hospedaje, hasta en un 50%.

Aquí podría pensarse que la FIFA únicamente está reaccionando ante una situación fuera de su control y tratando de hacer lo mejor posible para salvar la situación, pero nada más lejos de la verdad: lo cierto es que fue el propio organismo dirigido por Joseph Blatter quien contribuyó en gran medida a crear el posible desastre organizativo. Después de las relativamente modestas asistencias de aficionados extranjeros que vieron Francia 98 y Corea/Japón 2002, Alemania 2006 representó un éxito aplastante, superando con creces las más optimistas expectativas de organizadores, periodistas, oficiales, etc. La FIFA, embriagada de éxito, se dejó llevar y pensó que la asistencia a Sudáfrica sería bastante alta, y falló en realizar un análisis realista de lo que viajar hasta aquel país significaría para los aficionados del futbol, y por ende, por tomar medidas adecuadas para hacer una travesía tal mucho más asequible. Todo lo contrario, el propio organismo futbolístico participó directamente en la vorágine que significó la escalada de precios.

El principal problema, desde la óptica del legado futbolístico del torneo, es que aún si la FIFA lograra vender la totalidad de las entradas (alrededor de tres millones) gracias a los aficionados sudafricanos, esto significaría que en un gran número de juegos la mayoría de los aficionados serían neutrales (en el sentido de que no son hinchas o nacionales particularmente de un equipo u otro). Y es que, por más metidos que estén en un partido, o por más animosos que sean, los aficionados neutrales simplemente no le dan ese mismo ambiente único que proporcionan los auténticos fanáticos de cada país, con sus colores, cánticos, porras, manerismos, modos e idiosincracia particulares.

Finalmente, todas las acciones que han tomado la FIFA y el Comité Organizador suenan a muy poco y demasiado tarde para lo que se perfila como el que será un mundial muy alejado de las expectativas del órgano rector del futbol y, más aún, como un mundial bastante carente de ese ambiente que le inyectan los aficionados al futbol.

¿La mejor selección de la historia?

30.4.10

Hace un par de semanas, Javier Aguirre se atrevió a decirlo: la Selección Mexicana que afrontará la Copa Mundial Sudáfrica 2010 está para hacer historia. Y posiblemente lo está debido a la convergencia de varios factores favorables que potencialmente podrían hacer de este equipo nacional el mejor de todos los tiempos. ¿Tiene razón el técnico nacional en ser tan optimista? ¿Qué le espera realmente a México en Sudáfrica 2010?

El optimismo exultante de El Vasco está basado en la existencia de tres factores sin precedente en la historia del futbol mexicano:
  • Una generación de futbolistas jóvenes distinta: los alumnos aventajados de los Niños Héroes del mundial sub-17 de Perú 2005 se distinguen de sus mayores porque tienen rasgos poco comunes entre el futbolista mexicano: explosividad, carácter y el no arrugarse ante nadie. Llegan al mundial con todo lo que dan cinco años más de experiencia, tanto en clubes como en Selección, y aunque están todavía a algunos años de alcanzar la plena madurez futbolística, su juventud es un plus para un país que usualmente dependía principalmente de jugadores experimentados.
  • La legión europea: como nunca antes, México cuenta con un total de once futbolistas jugando en ligas europeas. Todos ellos juegan en equipos y ligas de niveles distintos, y cada uno presenta diferentes niveles de actividad, por lo que es difícil hacer evaluaciones precisas de cuál será su nivel real en selección. Pero lo que sí es indudable es que todos estos jugadores son de lo mejor del futbol mexicano y serían titulares indiscutibles en cualquier equipo de la Primera División.
  • Una preparación ejemplar: el Tri tendrá una concentración sin parangón en el mundo entero, quizá con la excepción hecha del equipo anfitrión del mundial, al contar con al menos la mitad de sus elementos desde dos meses antes del torneo y un amplio calendario de encuentros amistosos (siete partidos en menos de cuatro semanas) que incluye equipos que seguramente serán protagonistas en Sudáfrica. Esta intensa preparación debería ser más que suficiente para que el cuerpo técnico elija a los 23 que irán al mundial, para definir un estilo propio, y para conformar un grupo unido.

El triunfo de la sub-17 en 2005 puso a todos los mexicanos a soñar con atestiguar la repetición de esta hazaña, pero con la Selección mayor.

A esta rara y nunca antes vista conjunción astronómica habría que agregarle algunos elementos más que ya han beneficiado a México en ocasiones anteriores: un grupo de jugadores experimentados que sirven como los pilares anímicos de la Selección, tales como Cuauhtémoc Blanco, Gerardo Torrado, el Conejo Pérez incluso; el propio director técnico nacional, Javier Aguirre, quien no sólo enderezó a un Tri que se vio titubeante durante tres largos años, sino que ya ha demostrado que puede llevarlo a alturas insospechadas; y finalmente, un grupo mundialista que no parece tan difícil, dados el paso titubeante de Francia y Uruguay en las eliminatorias y el mal nivel del conjunto sudafricano.

En una época diferente, esto hubiera sido suficiente para echar las campanas al vuelo y afrontar el mundial con expectativas muy altas. Pero la historia reciente de México en las últimas cuatro Copas Mundiales nos ha hecho ser mucho más cautos y desconfiados. La realidad es que esta selección soñada, por más argumentos que tenga sobre el papel, aún es pura potencialidad, no existe, no ha jugado todavía, y nadie sabe si la veremos jugar finalmente. En la tragicomedia cuatrienal que representa la selección nacional en mundiales, es tan posible que se dé una actuación histórica, como que la proverbial inconsistencia del futbol mexicano aparezca una vez más.

Lo único cierto entonces es que la selección mexicana de este 2010 afronta el mundial sin saber bien qué esperar, con una mayor incertidumbre inclusive que en otras ocasiones: en Estados Unidos 94, el equipo nacional llegaba entre el optimismo producto de la brillante actuación en la Copa América 93, y el realismo pesimista ante el grupo tan difícil que había tocado en suerte; para Francia 98, las expectativas eran negras y sombrías debido a los pobres resultados de la gira de preparación; en Corea-Japón 2002, aún se navegaba sobre la cresta de la ola que había significado la salvación de Aguirre, que hacía pensar que era posible calificar a la segunda ronda; en Alemania 2006, México llegaba con grandes esperanzas y lleno de optimismo ante la ventaja que representaba ser cabeza de serie. En cada uno de estos mundiales, las expectativas nunca estuvieron a la par de los resultados, ni en un sentido positivo ni negativo. Para este 2010, todo mundo, desde los aficionados a los medios, parece haber tomado una posición de optimismo cauteloso: confianza ante el potencial futbolístico, la preparación y el grupo que tocó en el sorteo, pero con reservas.


La que en la opinión de muchos aficionados ha sido una de las mejores de todos los tiempos: la Selección Mexicana de Francia 98.

De una manera espontánea, antes de atreverse a hacer predicciones categórica, todos los seguidores del futbol mexicano están esperando de que empiecen los partidos de preparación de la Selección: el primero a jugarse el 7 de Mayo contra Ecuador, para finalizar jugando contra Holanda el 3 de Junio. Después, y sólo después, de esta maratónica gira (que por su duración y el número de partidos equivale a jugar el mundial completo, desde la fase de grupos hasta la final) será posible hacer una valoración real del nivel de la Selección mexicana y una estimación fidedigna de lo que podemos esperar para los verdes en Sudáfrica. Pero en último término, el cómo le vaya a México depende principalmente de que Javier Aguirre logre conseguir conjuntar armónicamente y desplegar toda la potencialidad de aquellos factores únicos que tiene en sus manos. Sólo así, la Selección podría realmente “hacer historia” en este mundial 2010.

El mundial desangelado (I)

24.4.10

Desde que la organización de la XIX Copa Mundial de la FIFA fue otorgada a Sudáfrica, las críticas no han dejado de llover señalando los problemas de pobreza, crimen, desorganización, falta de transporte y hospedaje, entre otros, que afectarían negativamente la celebración de un mundial en la nación africana. Pero Sudáfrica 2010 podría verse enfrentada con un problema mayúsculo que no había sido previsto - estadios semivacíos, pues a dos meses del inicio de la Copa Mundial alrededor de un millón de boletos para los partidos aún no se han vendido.

Antes del inicio de la quinta fase de venta de entradas -el pasado 15 de abril- los patrocinadores oficiales del mundial devolvieron 378,000 entradas, mientras que otras 650,000 continuaban sin venderse, entre ellas 330,000 del lote adjudicado a las asociaciones de futbol de todo el mundo. A éstas deben agregarse 190,000 entradas correspondientes a los paquetes de hospitalidad para viajeros ejecutivos, además de todas las que no fueron adquiridas hasta el cierre de la cuarta fase de ventas, que concluyó el 7 de abril. Esto significa que aproximadamente un tercio de los más de tres millones de asientos en los estadios siguen disponibles.

La FIFA asignó unos 550,000 boletos a sus patrocinadores, los cuales regularmente los regalan por medio de concursos. De manera análoga, 570,000 entradas fueron reservadas para los aficionados de los países participantes del mundial. De acuerdo a las cifras proporcionadas, sólo 172,000 y 240,000 fueron vendidos antes de ser devueltos, unos magros 31 y 42 por ciento respectivamente. Por otra parte, MATCH, el proveedor de los paquetes de hospitalidad (que incluyen transporte directo al estadio, palcos especiales, hoteles de alta calidad, entre otras amenidades), ha vendido menos del 50% de las 380,000 entradas a su disposición, e inclusive ante la baja demanda ha liberado 450,000 cuartos de hotel que tenía apartados desde hacía meses.

La venta de entradas directamente en mostrador, que arrancó también el 15 de este mes, iluminó un poco el sombrío panorama, con 100,000 entradas vendidas tan sólo en las primeras 24 horas. Sin embargo, el 90% de éstas fueron vendidas a residentes sudafricanos, y únicamente entre diez y doce mil fueron adquiridas por extranjeros a través del portal de venta en línea. Además, la mayoría de las ventas se concentraron en las metrópolis de Johannesburgo, Ciudad del Cabo y Durban para los partidos jugados en esas ciudades, mientras que para el resto de las sedes fueron mucho menores. Una semana después, las ventas alcanzan 150,000 entradas, por lo que de acuerdo a las cifras oficiales de la FIFA, aún quedarían 350 mil boletos a poco más de seis semanas de que empiece el mundial.

La inmensa mayoría de las entradas han sido adquiridas por aficionados sudafricanos.

Las decepcionantes ventas contrastan de manera notoria con el éxito rotundo que representó Alemania 2006, cuando se recibieron 15 millones de solicitudes para los 3.35 millones de entradas disponibles, y más de dos millones de aficionados de todo el mundo viajaron hasta el país sede. El Comité Organizador de Sudáfrica 2010 esperaba recibir al menos a 450,000 visitantes extranjeros, pero esa cifra fue revisada a la baja hasta 350,000 hace un par de meses. Y aún esta cantidad podría ser excesivamente optimista: hasta marzo únicamente se habían vendido cien mil vuelos internacionales; la mencionada compañía MATCH, que había reservado 45,000 asientos en vuelos de South African Airways, gradualmente fue reduciendo sus peticiones hasta que finalmente tomó apenas un millar; el propio Danny Jordaan, presidente del Comité Organizador, declaró que actualmente se esperan sólo entre 100,000 y 200,000 aficionados extranjeros, aunque se declaró optimista de que podrían llegar hasta los 300,000.

Fuentes oficiales aseguran que, hasta mediados de abril, un millón y medio de entradas se habían vendido a través del portal oficial, aunque sólo un poco más de 500,000 de éstas fueron adquiridas por aficionados extranjeros. Sorprendentemente, Estados Unidos encabeza la lista, con alrededor de 120,000 boletos adquiridos por aficionados de aquel país, aunque con un estimado bastante conservador de 3~4 boletos por persona, eso significaría apenas unos treinta a cuarenta mil viajeros. Inglaterra, el país que invariablemente envía más aficionados que ningún otro a las Copas Mundiales, ha comprado menos de 70,000, y en una situación sin precedentes, regresó alrededor de mil boletos no vendidos de los 29,000 asignados a la federación inglesa, que necesitó una extensión de tres meses para vender esa cantidad.

Danny Jordaan, presidente del Comité Organizador de Sudáfrica 2010.

México, otro país cuyos aficionados abarrotan invariablemente los estadios, únicamente ha agotado las series de entradas para varios partidos, y tiene boletos disponibles para todos sus juegos.

En Alemania 2006, un número inconmensurable de mexicanos (entre 50,000 y 100,000) viajaron hasta tierras mundialistas esperando entrar a ver un juego de la Selección. En Sudáfrica 2010, México enviará una vez más uno de los contingentes más numerosos, pero en general su presencia estará muy lejos de emular la marea verde que inundó las ciudades alemanas.

Así, la fiesta de la humanidad que representa la Copa del Mundo podría verse desolada ante el bajo número de aficionados extranjeros que emprenderán la travesía a tierras mundialistas. ¿Qué es lo que ha alejado a las multitudes del que es indudablemente el evento más grande y concurrido del mundo?

En la segunda entrega de este artículo examinaré con detalle las causas de este desolador panorama.

Una imagen que podría estar ausente en Sudáfrica: aficionados mexicanos inundan las calles de la ciudad alemana de Hanóver antes del encuentro contra Angola, el 16 de junio de 2006.

Videos mundialistas

22.4.10

En mi canal de YouTube he subido algunos videos relacionados con el mundial el que viene y con los que han pasado (algunos de los cuales también pueden verse en la barra lateral de la derecha), y en próximos días iré subiendo más, así que invito a todos los lectores de este blog a checarlo.

Sudáfrica 2010 - Grupos y Partidos


Todos los ocho grupos, treinta y dos equipos y sesenta y cuatro partidos, presentados a través de algunos de los momentos más importantes de las eliminatorias rumbo al mundial, y con el el trasfondo provisto por treinta y dos canciones futboleras/deportivas representativas de cada uno equipos calificados para Sudáfrica 2010.


Intro oficial de la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010


Después de Alemania 2006, la FIFA decidió estandarizar la estética de sus torneos oficiales, incluyendo logos, colores, música, etc. Específicamente, creó una presentación que usaría desde entonces como introducción a todas competencias oficiales. Ésta es entonces la presentación oficial que veremos antes de cada partido de la próxima Copa Mundial, en alta definición


Intro de Francia 98 en TV Azteca


Todo aquel quien haya tenido la fortuna de ver el mundial de Francia 98 -uno de los mejores de los últimos tiempos- a través de la televisión mexicana, sin ninguna duda recuerda la magnífica presentación utilizada por Los Protagonistas de TV Azteca antes de cada partido. Bien, por primera vez, aquí les presento esta legendaria introducción tomada directamente de la transmisión final entre Brasil y Francia. La música de fondo es del compositor David Arkenstone - The Journey Begins: Kyla's Ride. (Recomendable verlo en 480p).

No te pierdas próximamente más videos mundialistas en mi canal de YouTube:
http://www.youtube.com/user/deluxe007mx